lunes, 10 de abril de 2017

Pastel con muselina

Hace muy poquito nació Marco, el hijo de unos amigos, y ayer fuimos a verle. ¡Qué cosita más mona y más pequeña!
Que la pitufina y el piratilla se han hecho demasiado mayores es algo que ya sabía, pero ver a Marco y no poderme creer que ellos fueron así de pequeños (de hecho, más pequeños) me hizo verlos aun más mayores...

Dejemos de lado que hecho de menos un bebé chiquitín al que achuchar y cuidar y os enseño el regalo que le llevamos a Marco.

Otras veces ya os había enseñado pasteles de toalla (aquí, aquí o aquí), pero esta vez traigo un pastel de muselina, ya sabéis, esas "mantitas" frescas, de algodón o de bambú, que van muy bien para tapar al bebé en verano para evitar corrientes de aire, como cambiador improvisado, para que duerma, etc.
El pastel queda más pequeño y menos esponjoso que hecho con una toalla, pero queda monísimo igual. 



Dentro llevaba un trajecito de color marrón clarito (lo que venía a ser un relleno de chocolate, jejeje). Me olvidé de hacer una foto de los ingredientes antes de preparar el pastel... 
Y guindas, el pastel también tenía guindas. ;)

lunes, 20 de marzo de 2017

Camiseta para Laia

Hace poco Laia cumplió 6 años y una de las cosas que le hacía ilusión por su cumpleaños era que le regalaran una camiseta con su nombre que tuviera las letras brillantes y cómo negarle el gusto a la chiquilla...

Solo quería su nombre, sin ningún dibujo, pero en el último momento la madre de Laia y yo pensamos -por separado- que quedaría mono poner un detallito pequeño como un corazón. 


Y así es cómo ha quedado la camiseta.

Laia, ¡espero que pasaras un feliz día de cumple y que disfrutes mucho de tu camiseta nueva!

lunes, 6 de marzo de 2017

Disfraz de ratoncito

La pitufina este año quiso ir de ratoncito. Ella siempre tiene ideas bastante originales, la verdad.

Mi primera intención fue hacerle una falda de tul en gris, ya que es fácil y queda muy chula, con volumen y muy festiva. Pero cuando fui a comprar la tela me dijo la señora de la tienda que no tenía tul gris ni lo tendría, ya que su proveedor no lo trabajaba. Podría haber mirado en otros sitios pero me pudo la comodidad y aconsejada por la dueña de la tienda me quedé con una tela brillante, de lo que llaman raso de carnaval, y le hice una falda tipo donut, que no tiene costuras (se hace una circunferencia y otra más pequeña dentro, que es la cintura, en la que se cose una goma) y queda con mucho vuelo. A la falda le cosí una cola gris que ya teníamos.
Aunque no era la idea originaria, a la pitufina le gustó.

También quería comprar una camiseta gris claro y coserle la barriguita rosa pero en vista de que no encontrábamos el color exacto que queríamos, opté por usar una sudadera que ya tenía, pero como no quería tener que coser el fieltro para descoserlo después lo que hice fue coser unos imperdibles a la aplicación de fieltro y engancharla así a la sudadera.

Y, por último, lo que más dolores de cabeza me supuso... las orejas. La verdad es que quedaron bastante cutrecillas y ya se veía que muchos trotes no iban a resistir pero cuando ella las vio acabadas y se las puso se le iluminó la cara y dijo que le encantaban, así que me di por satisfecha.

Además, compré unas medias de color gris clarito.


Y aquí tenéis a la pitufina disfrazada. Soy muy consciente de que no es mi disfraz más lucido y de que es el que más me ha costado -esas malditas orejas...- pero a ella le gustó mucho y lo llevó contenta, que es de lo que se trata. 


jueves, 23 de febrero de 2017

Disfraz de Peter Pan

¡Ya estamos en plena locura carnavalera!
El piratilla el lunes ya tuvo que ir disfrazado a la guarde, aunque en casa se enfadó porque no se quería poner el disfraz y se fue medio vestido medio disfrazado y se lo acabó de poner su profesora, entonces sí fue luciendo disfraz de Piti Pan muy orgulloso y explicando que se lo había hecho yo. Con la bronca que me dio en casa... (El martes hubo bronca también, por cierto, porque quería ponerse el disfraz y ese día tocaba otra cosa en la guarde).



Aquí lo tenéis, haciendo el payaso... se escapaba, no me dejaba hacerle fotos, en fin, lo típico ;)

El disfraz es muy fácil de hacer. Por un lado, con fieltro verde le hice la parte de arriba, que dejé a modo de chaqueta para que fuera más cómoda de poner y sacar, con un poco de velcro para abrocharla. El cinturón lo cosí y así me aseguré de que no lo perdería. Y también con fieltro hice el gorrito, al que le puse una pluma roja. Compré dos planchas grandes y para el tamaño que tiene el piratilla, me dio para la parte de arriba y el gorrito y me sobró. 
Y por otro lado, compré unas medias tupidas y abrigaditas para llevar como pantalones. Eso es lo que costó más, porque el verde oscuro no es un color muy habitual para medias y leotardos...


Fácil, ¿verdad? Otro día os enseño el de la pitufina, que aún no lo ha estrenado. Ese sí que me ha dado más guerra y ha quedado así así...

lunes, 13 de febrero de 2017

Más letras decoradas

Este es el último regalo que les preparé a mis amigas para nuestro regalo artesanal de Navidad, hace ya dos meses (y que aún no había enseñado porque voy como voy...). Los otros regalos los podéis ver aquí y aquí.

La verdad es que estas quedaron preciosas. De todas las que he hecho hasta la fecha, son las que me gustan más y la clave es las flores que puse, que les dan un toque muy delicado.






La pitufina, cuando vio la C, que es su letra, se quejó porque decía que la había hecho más bonita para una amiga que para ella. Le tuve que recordar que su C la hicimos entre las dos y a su gusto... Y le dije que si quería ya haríamos le resto de letras hasta completar su nombre, pero de momento no nos hemos puesto a ello.

lunes, 30 de enero de 2017

Amigo invisible entre artesanas

Aquí aparezco de nuevo, que he rascado un poco de tiempo para enseñaros unos regalos de un amigo invisible en el que participé, cuyos regalos llegaron a su destinataria hace más de un mes (ejem, ejem)...
Es un amigo invisible que se organizó entre unas cuantas páginas de Facebook de artesanía, así que el regalo tenía que ser artesanal. Y esto es lo que yo preparé:



Un atrapasueños de color rosa, porque es color preferido de la destinataria, y un botecito con las mismas sales de baño artesanales que os enseñé hace un tiempo

¿Os gustan mis regalos?

Yo por mi parte recibí un llavero y un monederito hecho de crochet de parte de Caprichos de Madera.


Como he dicho ya muchas veces, me encantan los amigos invisibles y especialmente si los regalos son hechos a mano con mucho mimo.

lunes, 16 de enero de 2017

Limoneando con la pitufina (XVI): portavelas

Definitivamente, no me da la vida. O no me dan los días para toda la vida que quiero y debo meter en ellos... He estado dos semanas sin asomar la cabeza por aquí, pero por fin estoy aquí de nuevo...

Hoy os traigo una nueva manualidad hecha con la pitufina. Resulta que el día 21 de diciembre, sobre las 17.30 horas, me dijo que quería hacerle un regalo de Navidad a su tutora. Yo no le había preparado nada no porque no lo merezca (estoy encantada de la vida con su tutora) sino porque nunca he preparado regalos en Navidad para los profesores, siempre lo he hecho para fin de curso. Pero ya que ella quería...
La gracia es que el día siguiente, 22 de diciembre, era el último día de clase antes de las vacaciones, así que mucho margen no teníamos...
Pero se me ocurrió que le podíamos preparar un portavelas, que es un regalo muy navideño y a la vez era sencillo para que lo hiciera la pitufina. Así que compré un bote de cristal de la medida adecuada y con materiales que ya tenía en casa nos pusimos manos a la obra.


Yo tuve que cortar el papel de cebolla, ya que tras cortarlo ella un lado era más estrecho que el otro y no encajaban. Pero toda la decoración la hizo ella sola.Y luego, juntas pegamos el papel al bote y le pusimos la cintita.

Con la vela encendida y en semipenumbra, queda así de chulo.


La tutora de la pitufina dijo que le había encantado, que éramos unas artistas.